Mirar al azar

Mirar al azar

Arantza propone: niñez, cuando era niño y jugaba en este campo con mi cometa, en los días sin viento acostumbraba a dibujar en la pared. Corro a casa y me encierro. Yo propongo: cómo fabricar un cohibas, espera que se termine de secar la ropa (no es la única que mira, al fondo está Humpty Dumpty sobre el muro, muy desmejorado), pero a la ropa parece que le da igual y se cree que es una hoja de tabaco. Recorto las imágenes y las  pongo en una pared (junto al niño en el muro que ambos hemos utilizado), aprovecho para llenar un poco la estancia.

Mirar al azar

Repaso entonces las habitaciones por si fueran distintas, y parece que debo perseguir un cuerpo (y después contar el cuento), pero eso lo sabré después, cuando lea el folleto y entonces lamentaré no haberme fijado un poco más y pensar que daba igual, que el mismo azar genera las lecturas y todas son pertinentes.

Mirar al azar

El peso de un gesto (La mirada de Julião Sarmento a las Colecciones CAM, MACBA, “la Caixa”)“, en Caixaforum Barcelona del 11 de febrero al 1 de mayo de 2016.

Mirar al azar

NIÑEZ: cuando era niño y jugaba en este campo con mi cometa, en los días sin viento acostumbraba a dibujar en la pared. Corro a casa y me encierro.

Proyecto de Julião Sarmento es el autor de este proyecto que utiliza obras de la Fundació “la Caixa”, el MACBA y el CAM de la Fundaçao Gulbenkian de Lisboa para crear una obra combinando imágenes e ideas a partir de una selección. Obras contemporáneas desde principios del XX hasta la actualidad. Dicen en la presentación que el artista “trabaja a partir de la memoria colectiva y especula sobre posibles realidades valiéndose de referencias a la arquitectura, la literatura, el cine y el arte. En su obra no hay nada definitivo, pues deja las conclusiones en manos del espectador. Se recrea en el enigma para estimular la imaginación y provocar interpretaciones”.

Mirar al azar

Y luego “su intención es configurar la silueta de un cuerpo que deja su huella, sin revelarse enteramente, en el espacio. Las depresiones de un poro, las arrugas de la piel, los orificios que se abren en la superficie, así como su pálpito y movimiento, procuran un recorrido que el artista deja abierto a múltiples interpretaciones y conexiones

Mirar al azar